XY. La sexualidad masculina

xysexualidadmasculinaElisabeth Badinter, XY. La sexualidad masculina, ed. Alianza, Madrid, 1993.

256 págs.

El libro sostiene dos tesis fundamentales:

a) demostrar que la identidad masculina es una cualidad que no está totalmente dada desde el nacimiento sino que se tiene que ganar a base de lucha.

Expone dos posturas: la de los diferencialistas que explican que el sexo otorga una diferencia irreductible entre ambos géneros (varón y mujer) de tal manera que sus respectivos comportamientos son distintos y han de ser así con un fundamento esencialmente biológico. Esa diferencia “es la ultima ratio de sus destinos respectivos y de sus mutuas relaciones. En última instancia es la biología la que determina la esencia masculina y femenina” (pág. 38); y los constructivistas que adoptan una postura más cargada hacia lo cultural, de tal manera que la biología sólo es una base sobre la que hay que construir la masculinidad; basados en “la plasticidad humana concluyen que no existe un modelo masculino universal, válido para cualquier lugar y en cualquier momento. A su modo de ver la masculinidad no constituye una esencia, sino una ideología que tiende a justificar la dominación masculina” (p. 43).

b) el redescubrimiento de una “paternidad completamente nueva” del que llama”el hombre reconciliado”. Para entender esta concepción habría que explicar que la autora hace un análisis sociológico del “macho” y de su comportamiento caracterizado fundamentalmente por su oposición a lo femenino y al intento de afianzarse en su masculinidad a base de adoptar posturas ordinariamente contrapuestas a cualquier conducta amable, pasiva, sensible, cordial, etc. aparentemente más propias de la mujer. El “hombre reconciliado (…) ya no se parece al padre de antaño en casi nada” (p. 203). “Es el gentleman que sabe unir solidez y sensibilidad. Es aquél que ha sabido reunir padre y madre, aquél que ha devenido hombre sin herir la feminidad materna. (…) Tanto ahora como antes, el muchacho no puede evitar esa diferenciación masculina que se traduce (en) un alejamiento respecto de la madre y la adopción de otro modelo de identificación” (p. 197).

 

Anuncios

La promesa de la sociología

promesasociologiaagullaJuan Carlos Agulla, La promesa de la sociología, ed. Belgrano, Bs.As., 1984.

295 págs.

El libro sólo busca aclarar conceptos y delimitar problemas; pero conceptos y problemas básicos. Y siempre toma posición. Por eso los temas son presentados como si estuvieran resueltos, como si todos los sociólogos estuvieran de acuerdo. Pues, eso no es verdad. El autor está comprometido con una posición teórica.

El libro consta de tres partes. Cada una de ellas tiene un objetivo. En la primera se pretende ofrecer “un conocimiento mínimo de la sociología como ciencia de la sociedad y de su desarrollo histórico”. En la segunda se ofrecen “un conjunto sistematizado de conceptos propios de la sociología qeu permite definir el corpus teórico de la sociología”. Y en la tercera se ofrece, “a través de un modelo genético histórico, los agentes sociológicos que condicionan las diferenciaciones (y desigualdades) sociales”. Por eso, el libro, en su contenido, es una Introducción a la Sociología, no un Manual de Sociología.

Familia y nueva pobreza desde una perspectiva de género

familia_y_nueva_pobAna Esther Koldorf, Familia y nueva pobreza desde una perspectiva de género, ed. Prohistoria, Rosario, Argentina, 2008.

134 págs.

El libro que entregamos al lector aborda la problemática de la pobreza generada a partir del ingreso de las políticas neoliberales al seno de los hogares argentinos y el modo en que éstas afectaron a la población femenina de las familias. Adoptando un enfoque de género y recuperando el lema feminista de los años 1970s. –lo personal es político– Ana Esther Koldorf analiza el impacto de aquellas políticas en las estrategias de desarrollo de mujeres de sectores medios. Las historias y trayectorias de vida recogidas en investigaciones realizadas entre 1994 y 2001 en el barrio Saladillo de la ciudad de Rosario revelan que las políticas económicas aplicadas por los gobiernos desde el menemismo tuvieron una mayor repercusión sobre la población femenina. El libro nos ayuda a reconocer que el proceso de caída en la pobreza no es idéntico para todos los grupos sociales ni para todas las personas que lo transitan. El examen del modo en que estas diferencias en las intensidades y estrategias de superación de la pobreza afectaron históricamente a las mujeres que fueron frecuentemente víctimas silenciosas de las privaciones y la miseria es el principal aporte de esta obra. Las voces femeninas recuperadas por la autora en Familia y nueva pobreza… lo ratifican.

Revista de Estudios sobre Genocidio

revistagenocidioDaniel Feierstein (Dir.), Revista de Estudios sobre Genocidio, Centro de Estudios sobre Genocidio de la Universidad de Tres de Febrero, Eduntref, Buenos Aires, 2008, vol. 2

111 págs.

 La Revista de Estudios sobre Genocidio es una publicación semestral que tiene el objetivo de ampliar y difundir los estudios sobre genocidio, de manera particular en América Latina. Si bien los estudios sobre genocidio tienen más de treinta años, ésta es la primera publicación periódica académica en español y se propone tanto dar cuenta del estado de la cuestión a nivel internacional (publicando en español los trabajos más relevantes de estudios sobre genocidio publicados en las revistas académicas de todo el mundo) como avanzar con investigaciones producidas en nuestra región que pretendan comprender y analizar la especificidad de los genocidios en América Latina o en otras regions del planeta.
Es por ello que se invita a investigadores de todas las áreas de las ciencias sociales dedicados al estudio de los procesos genocidas y prácticas represivas a enviar colaboraciones para esta naciente publicación.

La Revista de Estudios sobre Genocidio es publicada por el Centro de Estudios sobre Genocidio de la Universidad Nacional de Tres de Febrero.

La sociedad rosa

sociedadrosaOscar Guasch, La sociedad rosa, ed. Anagrama, Madrid, 2000.

178 págs.

Este libro analiza las transformaciones sufridas por el universo homosexual español como consecuencia de la extensión del modelo gay y el proceso de disolución de la subcultura gay que provoca el sida. Se describe la manera en que los heterosexuales clasifican la homosexualidad y el modo en que los varones homosexuales se definen a sí mismos. Se detallan también los modos de iniciación y socialización en la red homosexual, así como el carácter de la interacción homosexual que acontece en las instituciones gays y en los espacios públicos. Esta obra fue finalista al XIX Premio Anagrama de ensayo.

Estados de desorden

unrisdInstituto de Investigaciones de las Naciones Unidas para el desarrollo social, Estados de desorden, los efectos sociales de la globalización, UNRISD, 1995.

177 págs.

En este informe del UNRISD se proporciona un análisis muy amplio de algunos de los problemas sociales más importantes de la actualidad, así como sobre su relación con los cambios habidos recientemente en la política y en la economía a nivel mundial.
En la Parte I se plantean las modificaciones fundamentales relacionadas con la “globalización” que han alterado radicalmente la escala y la índole de los problemas sociales.
En la Parte II se indaga sobre las conexiones entre globalización y algunos de los asuntos sociales claves, tales como migración, criminalidad, drogas, conflicto étnico, y la reconstrucción de sociedades destruídas por la guerra.
La Parte III se refiere a las repercusiones de la globalización en las instituciones a niveles local, nacional e internacional, y en ella se sugiere una reforma institucional necesaria para que el proceso de globalización se traduzca en una mayor cohesión social

Una historia sociocultural de la Homosexualidad

historiadelahomUna Historia sociocultural de la homosexulidad Notas sobre un devenir silenciado ,Xabier Lizarraga Cruchaga, Paidós, 2003

Desde que se tiene memoria, mujeres y hombres homosexuales han sido una de las minorías más oprimidas: han vivido una historia cruenta de odio, persecución, encierro, invisibilidad. En el mejor de los casos, se los ve de soslayo o se les concede una engañosa tolerancia represiva. En las últimas décadas ha habido cierta apertura de criterios y parecería que quienes aman a gente de su mismo sexo, juzgados intermitentemente como pecadores, delincuentes, perversos o enfermos, ya no tienen que pedir permiso para existir. Entonces, ¿por qué tantos siguen haciéndolo? Con la mirada lúcida e incisiva propia del investigador social, y a la vez con el profundo conocimiento del tema adquirido con su participación en capítulos recientes y decisivos de esta historia, Lizarraga, uno de los pioneros del movimiento de liberación homosexual en México y todavía hoy activo militante, nos ofrece una obra con cuya lectura, como sostiene José Ramón Enríquez, ´´se entiende claramente aquella consigna del movimiento homosexual en sus inicios: ´´No nos da vergüenza, nos da miedo´´´´, pues ´´¿cómo no sentir miedo si estamos ante una historia de odios que desde hace milenios han entrado en las venas y en la médula de todas las víctimas? Porque cuando en este libro se habla de odio, se habla también del peor, del que se tiene el homosexual a sí mismo, simplemente por serlo. Se habla también de que el homosexual es víctima de sí mismo, y la liberación comienza por mirarse al espejo y sonreírse, y por atreverse a entreabrir las puertas del propio clóset para dejar entrar el aire fresco y respirar por fin, pase ya lo que pase. […] Libros como éste deben ser leídos por los homosexuales […], porque es la historia de cada uno, de la misma manera que por los heterosexuales, porque también es su historia: es la historia de un odio introyectado y del peligro de pérdida de los propios derechos, porque cada vez está más claro que cualquier libertad conculcada pone en peligro la propia.´´ Xabier Lizarraga Cruchaga, activista gay y maestro en Ciencias Antropológicas, es gay de tiempo completo y antropólogo físico de tiempo compartido. Es intolerante con la tolerancia, la homofobia y la prepotencia; autor de ensayos y artículos sobre sexualidad, sida, violencia, censura, teatro y danza; dibujante y dramaturgo por afición; investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia, y miembro del Grupo Guerrilla Gay.

LA ADOPCION DE NIÑOS COMO CUESTION SOCIAL

laadopcionLa adopcion de niños como cuestion social. María Felicitas Elías, ED.Paidós,2004.

Las páginas que escribió Felicitas Elías trascienden la acumulación rigurosa y selectiva de sus citas para plantarse ética y políticamente en la historia de la adopción, que ella registra como un capítulo, y no el menos significativo, de la historia de la niñez en nuestro país, dice Eva Giberti en el prólogo de este libro. Efectivamente, a lo largo de la obra la autora traza un panorama de la historia de la adopción en nuestro país -desde la Ley de Patronato de principios del siglo XIX hasta la ley de adopción actualmente vigente-, analizando en cada caso qué representación de la niñez presuponen esas leyes, cuáles son los niños que se han considerado aptos para la adopción. En este sentido, el trabajo de Elías resulta esclarecedor, pues tras la malla de leyes, decretos, discursos legislativos, convenciones y tratados internacionales, suele invisibilizarse uno de los nudos centrales de esta trama: la existencia de la pobreza. En la adopción convergen los hijos de la pobreza, la marginalidad y la exclusión, y familias adoptantes que disponen de recursos económicos para la crianza, por lo que la problemática no está exenta de la dinámica propia de las clases sociales y de los discursos ideológicos vigentes. Desde los niños abandonados y huérfanos del siglo XIX, los menores patronados de principios del siglo XX, pasando por la infancia trabajadora a la que se asociaba con la delincuencia, hasta el caso de los menores apropiados durante la última dictadura militar -tema especialmente abordado por la autora-, lo que se observa en todos los casos es que el sujeto ?niño? resulta de una construcción social y política. De allí la necesidad de rastrear la historia, la legislación, los discursos hegemónicos, para que las políticas públicas que se implementen en el área de adopción respeten rigurosamente los derechos establecidos en la Constitución Nacional que tiene su antecedente en la Convención de los Derechos del Niño.

La cuestion Gay. Un Enfoque Sociologico

lacgEl hecho de que el Estado y los actores políticos se posicionen ante el objeto “homosexualidad” requiere una explicación porque parecería una impertinencia que todos aludan a una práctica sexual; es decir, a una práctica de índole privada cuyo desarrollo no podría acarrear consecuencias más que a quienes las realizan. Sin embargo, fue el Estado el que creó un régimen de incumbencias relacionadas con el sexo y, literalmente, creó a la homosexualidad como un problema para sí mismo. La homosexualidad –tal como la conocimos hasta hace pocos años–nació como un problema del Estado. Vale remarcar la preposición “del” que hace referencia a la propiedad del problema.
Al crearla, la transformó en un asunto público, un asunto sobre el cual, por definición, toda la sociedad tendría derecho a opinar ya que el dominio de lo público comprende la evaluación de todo aquello que se crea que puede traer consecuencias para todos y no sólo para los actores privados.
Pero, desde una óptica estatal, con el correr de los años semejante absurdo trajo una consecuencia impensada: la formación de una estridente identidad homosexual forjada en la clandestinidad. Allí comenzaron los problemas para el Estado. Cuando los gays comenzaron a hablar por sí mismos, el Estado resucitó la virtud de la “tolerancia” con la esperanza de realizar un pacto para que todo volviera a la normalidad. El Estado se comprometería a tolerar siempre y cuando la homosexualidad no se dejara ver ni escuchar. Sin embargo, el pacto no se cerró. En adelante, la homosexualidad no sería el problema público del Estado creado por el Estado, sino un problema público para el Estado creado por los homosexuales, justamente como respuesta a la forma en que el Estado los había creado como un problema. Así nació la “cuestión gay”.

Buenos Aires, vida cotidiana y alienación

bsasvidacotJuan José Sebreli, Buenos Aires, vida cotidiana y alienación, Ed. Sudamericana, Buenos Aires, 2003

 

Publicado por primera vez en 1964, Buenos Aires, vida cotidiana y alineación fue un libro señero y un éxito editorial. En 2003, Juan José Sebreli le añade un prologo y un ensayo nuevos, Buenos Aires, ciudad en crisis. Consigue así asignarle a una continuidad evasiva -sobre todo por animada y profusa- los instrumentos infalibles de su actividad creadora y critica. En Buenos Aires, vida cotidiana y alineación, Sebreli, sin participar de la jerga de una escuela o grupo, sin renunciar a la buena escritura y al estilo, inauguraba una manera de hacer sociología en la Argentina. Casi cuarenta años después, encuentra la manera de establecer un puente entre dos realidades contrastadas por el paso del tiempo. No la ciudad -cuya identidad, pese a todo, permanece- sino los conocimientos que definen y, negándola en apariencia, la caracterizan. A Sebreli le basta un prologo para poner en perspectiva adecuada un pasado en el que, con toda la pugnacidad del presente, las ideas del marxismo, de la fenomenológica, del existencialismo, trataban de imponerse a los hechos; le basta su poder de análisis e interpretación para incorporar en el nuevo ensayo, Buenos Aires, ciudad en crisis, la gravitación de nuevas instancias, nuevas ideas, nuevas situaciones, nuevos valores. O no tan nuevos. Sebreli ve -claramente, como casi nadie ve- en el presente los rastros del pasado y en este la irrevocable aventura disuada. No profetiza, no sermonea, no dictamina. Argentina, con la sabiduría y la sobriedad de un hombre de letras, de un hombre de pensamiento. Como en todos sus libros anteriores, Sebreli es capas de leer en el palimpsesto social y cultural los signos inequívocos de la ciudad, de las ciudades: la Buenos aires mítica, legendaria, la pobre Buenos Aires en pos de un cambio que le devuelva su prestancia civil y urbana, su orgullosa estampa prestada de ciudad europea en medio de un destino o una tragedia propia, digna de América latina.