Batallas éticas

batallaseticasTomás Abraham, Alain Badiou, Richard Rorty, Batallas éticas, ed. Nueva Visión, Bs. As., 1997.

158 págs.

La ética es un discurso saturado. Todo el mundo habla de ética, se la regala con creces. Los filósofos están de parabienes porque se ha puesto de moda que las empresas tengan consultores de ética. Los académicos se apropian de materias que se glorifican con su nombre. Los ciudadanos reclaman mayor eticidad de sus gobernantes. Los medios de comunicación enjuician, denuncia y se indignan ante la falta de ética de los políticos. Los avances científicos también se calibran en términos de ética. Este libro también habla de ética, de una ética como campo de enfrentamiento, discurso imposible, circuito de tensiones.

Badiou y Rorty son dos polos de referencia filosófica. Un posmarxista que no abandona la idea de una política de liberación y emancipación de los hombres; otro liberal pragmatista que espera mayor solidaridad y menor crueldad en las relaciones humanas. En este libro, editado por Thomas Abraham, Badiou explica el porqué de su crítica al discurso contemporáneo de la ética, a la idea de Otro, del Diferente, de la Víctima. A la insuficiencia de una ética de los derechos humanos que sólo se define por un consenso artificial sobre la idea del mal. Badiou funda una ética sobre el Bien, y el Bien sobre una nueva propuesta de lo que es la Verdad. Para Badiou el valor que define a la ética es el coraje.

Rorty ataca los teoricismos racionalistas que pretenden fundar la ética sobre una razón universal. Apela a la imaginación, al sentimiento y a los efectos políticos de la emoción. Afirma que se requieren nuevas metáforas, un nuevo vocabulario para diagnosticar el presente. Ya ni siquiera sirven las palabas marxistas. Para él, la izquierda debe darse vuelta como un guante para aceptar las ventajas de cierto capitalismo y la positividad de una actitud favorable a las reformas legislativas.

El fuego de Prometeo. Tecnología y sociedad

fuegoprometeo2Héctor Ciapuscio, El fuego de Prometeo. Tecnología y sociedad, EUDeBA, Buenos Aires, 1994.

225 págs.

Es indudable la actualidad del tema tecnológico. No pasa día sin que oigamos novedades impactantes. Sin embargo, hablar de “impactos” de la tecnología sobre la sociedad, aceptar un determinismo tecnológico “duro”, no es correcto. El sistema social influye a su vez sobre la tecnología. Se trata de una relación recíproca, de feed back. Éstas y otras muchas reflexiones se exponen en El fuego de Prometeo. Son aspectos llamativos de esta obra: la evolución de la ciencia, la distinción entre “ciencia” y “tecnología”, sus vinculaciones, las relaciones del “saber” con el “poder”, la historia, la historiografía, la filosofía y la ética de la tecnología.

La suspensión política de la ética

suspensionpoliticaSlavoj Zizek, La suspensión política de la ética, ed. FCE, Buenos Aires, 2005.

220 págs.

En La suspensión política de la ética, Slavoj Žižek reivindica el derecho a no participar en cuanto debate surja, a evitar la seudoactividad académica. Asume una posición lacaniana y a partir de ella realiza algunas críticas al proyecto social del marxismo que le permiten analizar y poner en evidencia las profundas paradojas de concepciones tan disímiles como la de Hardt y Negri o la del conservadurismo populista estadounidense.
Žižek recorre los diversos proyectos críticos y políticos del último siglo -ya sea el stalinismo o el nazismo, ya sea Levinas, Habermas, Adorno, Agamben o Balibar, entre otros- para cuestionar las diversas aristas del capitalismo global. El multiculturalismo y la corrección política, los fundamentalismos en todas sus variantes, los derechos humanos y las torturas, el antisemitismo y el anti-antisemitismo, entre otros tópicos, son discutidos desde todos sus ángulos. Para ello, no pierde ocasión de encontrar analogías en el cine, lo cual alcanza su máxima expresión en su memorable disección de Matrix.
La suspensión política de la ética es, en definitiva, una mirada abarcadora y aguda sobre la modernidad y el proyecto iluminista que intenta “hacer visible el fracaso de todos los intentos de redención”.