La Sombra de tu perro

lasombradetuperro1

LA SOMBRA DE TU PERRO. Discurso psicoanalítico, discurso lesbiano.


Por Jean Allouch-(el cuenco de plata)-Trad.: Silvio Mattoni

En febrero de 1919, un hombre de la alta burguesía vienesa acude al consultorio de Freud en busca de ayuda. En realidad, está bastante inquieto por su hija, una muchacha de diecinueve años que en los últimos tiempos ha estado coqueteando con una dama de dudosa reputación. El hombre le comenta a Freud que unos meses atrás, después de haberse encontrado a plena luz del día con las dos mujeres tomadas de la mano, su hija terminó arrojándose por encima de un muro a las vías del ferrocarril.

El pedido es claro, elocuente: que el doctor haga algo por la joven, que la haga entrar en razones, que la encarrile, que la vuelva a la “normalidad”. El tratamiento durará unos meses e inspirará a Freud para escribir “Sobre la psicogénesis de un caso de homosexualidad femenina” (1920), en una época de su obra en la que comienza a interrogarse más detenidamente por la sexualidad en la mujer.

Por lo general, se ha tenido noticia del destino de los casos de la clínica freudiana, sobre todo de los más famosos, como el pequeño Hans, Dora, el “hombre de los lobos” o el “hombre de las ratas”. No había quedado rastro alguno de la llamada “joven homosexual”. Hasta que hace unos años la ya no tan joven -sumaba noventa y seis- les relató su vida a dos periodistas vienesas, Ines Rieder y Diana Voigt, en una serie de entrevistas que darían lugar a esta novela biográfica. Allí acordaron que “Sidonie Csillag” sería el seudónimo de esta mujer que había nacido en Lemberg en 1900 y murió en Viena en 1999.

El libro, publicado originariamente en alemán en el año 2000, es presentado como el relato de la vida de una lesbiana a lo largo de todo el siglo XX. Nos enteramos allí de que la cocotte que encandilaba a la paciente de Freud era la baronesa Leonie von Puttkamer, una mujer famosa en la época por ser descendiente de la antigua nobleza prusiana y por sus peculiares inclinaciones. Implicada en diversos escándalos, Leonie llegará incluso a conocer la cárcel cuando su marido -el presidente de la Cámara Agrícola de Austria- la acuse oportunamente de intento de envenenamiento. Esta mujer se ha transformado en objeto de obsesión y devoción para Sidonie. Todo lo demás está en un segundo plano.

Extraído de este enlace.

Anuncios